Una de las reacciones más habituales de nuestro organismo ante situaciones de estrés o ansiedad es comer compulsivamente. Es una respuesta natural del cuerpo, pero tiene unas consecuencias demoledoras: El nivel de Cortisol aumenta y con él aumenta nuestro peso.
Es una de las respuestas de nuestro cuerpo ante el estrés y la ansiedad. Una reacción natural ante situaciones que nos inquietan, que provoca una elevación del nivel de Cortisol, la hormona que producimos ante el miedo y que le dice a nuestro cerebro que lo que debe hacer es comer y comer.
Obviamente esta disfunción provoca de inmediato un aumento de peso y como consecuencia problemas de autoestima, problemas de salud y una nueva situación de ansiedad que nos obliga a comer más y más. Un círculo vicioso del que no es fácil escapar y que requiere la ayuda de profesionales de la dietética que nos ayuden a liberarnos de esa dictadura del Cortisol.
Si nos sorprendemos a nosotros mismos ante el frigorífico, comiendo cualquier cosa que tengamos a mano, masticando rápido, buscando otro alimento y otro sin conseguir reducir esa falsa sensación de hambre, tenemos un problema y debemos acudir cuanto antes a dietistas especializados que nos ayuden a salir de ese torbellino.
En la unidad de Dietética de Clínicas de Medicina Avanzada, nuestros especialistas en nutrición te enseñan a comer, diseñan la dieta óptima para tu metabolismo y te apoyan en el proceso para que perder esos kilos de más resulte una tarea sencilla y eficaz.
Consejos simples pero muy efectivos, como comer lentamente y disfrutar con cada bocado. Reducir el picoteo entre horas. Elegir los alimentos y las cantidades que nuestro organismo necesita. Son dinámicas que te ayudarán a romper esa espiral y sobre todo a estar en forma y sentirte bien contigo mismo/a.
El problema real no es cómo quitar los kilos que sobran, es cómo evitar que vuelvan una y otra vez. Y eso, sólo se logra con el apoyo de buenos profesionales. Compruébalo, pide tu cita ahora.