Esta es una duda muy sencilla de resolver. No sólo es eficaz en la eliminación de tejido adiposo, es que, además, consigue reafirmar la piel de las zonas del cuerpo donde se aplica.

La técnica es extremadamente simple, un láser genera calor sobre la grasa acumulada hasta que la elimina por completo. Es menos invasiva que la liposucción convencional, con incisiones mucho menores, lo que facilita que se produzcan pocos edemas y prácticamente ningún morado.

Los resultados son inmediatos y el tiempo de recuperación muy breve. En pocos días, las personas que ya han seguido el tratamiento, se encuentran con una figura completamente recuperada y sin marcas físicas.

La intervención es muy rápida. Primero se infiltra una solución salina con un anestésico local y un vasoconstrictor. A continuación se introduce la fibra del láser por la zona a tratar a través de una pequeña incisión El láser también actúa coagulando los pequeños vasos sanguíneos de las células de la grasa de la capa profunda, lo que evita la aparición de hematomas. Y por último se drena la grasa de la zona seleccionada mediante una cánula y liposuctor.

Al realizar una extracción menos traumática, el postoperatorio es mucho menos doloroso. Y por otra parte, al activar el colágeno y la elastina, se evita la flaccidez de la piel lo que evita posteriores intervenciones, como ocurre con la liposucción tradicional.

La recuperación es inmediata y permite seguir la vida normal, incluso practicar deporte, al día siguiente de la intervención.

Sin duda este reciente sistema representa el futuro en materia de liposucción. Y cada vez resulta más simple y asequible acceder a él. En Clínicas de Medicina Avanzada estamos poniendo en marcha una unidad de Lipoláser que muy pronto estará operativa.

Si estás pensando en cómo mejorar tu figura contacta con nosotros.