Las varices son dilataciones que se producen cuando las válvulas venosas no cierran bien y la sangre comienza a acumularse en las venas. Son un pequeño problema de salud y un gran problema estético. Afortunadamente en la actualidad, existen técnicas médicas que resuelven estos casos de manera rápida y con óptimos resultados.

Las últimas técnicas aplicadas por la vanguardia de la medicina combinan dos tratamientos cuya eficacia es total: El láser y la Microespuma.

Además, estos tratamientos son ambulatorios, no producen ningún tipo de dolor, no precisan anestesia y permiten que el paciente continúe su actividad habitual tras la sesión, sin ningún problema. Unas simples medias de compresión, es todo lo que el paciente deberá llevar durante un corto período de tiempo, como parte del tratamiento.

Un especialista, deberá diagnosticar previamente el tipo de varices a tratar y la técnica más adecuada para conseguir los mejores resultados.

El tratamiento con Microespuma, consiste en inyectar una sustancia en el interior de las venas afectadas, lo que produce una reacción muy rápida para lograr que la vena cicatrice y desaparezca por completo en unas pocas semanas.

El tratamiento con Láser, es un método eficaz, y menos invasivo, que resuelve una gran cantidad de problemas vasculares. En pocas sesiones, consigue eliminar las lesiones, sin dañar tejidos ni dejar ningún tipo de señal o cicatriz.

Es muy importante seguir el tratamiento adecuado para caso y para eso lo mejor es ponerse en manos de profesionales experimentados como el equipo médico de Clínicas de Medicina Avanzada. Ellos son los que, ante cada paciente, estudiarán las mejores soluciones de cara a una solución rápida y eficaz del problema.

Volver a tener unas piernas sanas, bonitas y sin varices es algo que ahora resulta sencillo, cómodo y asequible, si quieres comprobarlo, solo tienes que solicitar ahora mismo, una cita previa.