La belleza facial tiene dos grandes enemigos: la exposición prolongada al sol y el ineludible paso del tiempo. Manchas, rojeces, descamaciones, surcos de expresión… son consecuencia siempre de estos factores y combatir sus efectos no ha sido fácil. Afortunadamente la tecnología ha desarrollado nuevos tratamientos capaces de minimizar ese deterioro y conseguir que en el presente resulte sencillo mantener una piel en el rostro tersa y sana, minimizando los efectos de la edad.

Los cambios hormonales, como los que se producen durante el embarazo, también generan problemas en la piel, como las lesiones pigmentarias que aparecen con frecuencia en el rostro. Que también se combaten eficazmente con los tratamientos de Luz Pulsada.

La Luz Pulsada es una fuente lumínica de alta intensidad que aplicada sobre la piel elimina las estructuras indeseables y las lesiones oscuras. Y todo ello de manera natural, no invasiva, sin efectos secundarios e indolora, solo notará una leve sensación de calor en la zona afectada.

El método es muy simple: la luz es absorbida por dos sustancias químicas naturales que están en nuestro propio cuerpo: la melanina, de las zonas pigmentadas y la hemoglobina, de la sangre. Estos pigmentos transforman la energía de la luz en calor, lo cual destruye las partes de las células donde se halla el problema. Esta técnica se denomina Fototermólisis Selectiva.

Las técnicas de fotorejuvenecimiento ofrecen grandes resultados que se notan de inmediato: Reducen el tamaño de los poros y la profundidad de las marcas de expresión, las odiadas arrugas. Además, ayudan a sintetizar nuevo colágeno en la dermis, reducen las manchas oscuras y las rojeces, y mejoran enormemente la tersura de la piel.

Los tratamientos con Luz Pulsada se realizan en consulta con un mínimo de tres sesiones de unos 30 minutos. La intensidad, el número de sesiones precisas y su frecuencia, será determinada por un equipo médico experimentado que estudia cada caso de manera individualizada para obtener los mejores resultados en cada paciente.

El paciente no precisa de ningún tratamiento previo a las sesiones, simplemente acudirá a la clínica sin ningún tipo de maquillaje. En el caso de que el paciente sienta una excesiva molestia se le aplicará una pequeña cantidad de crema anestésica, para evitar la sensación de calor y a continuación y tras una limpieza de las zonas a tratar se aplica la Luz Pulsada. Al finalizar, se realiza una nueva limpieza y al abandonar la clínica, el paciente ya disfruta de resultados visibles.

Ya es posible acceder a este tipo de tratamientos en nuestras clínicas. Recientemente se ha puesto en marcha el sistema ELLIPSE con dos tratamientos: Eliminación de manchas pigmentarias y Fotorejuvenecimiento. ¿Te gustaría que tu rostro tuviera la tersura y luminosidad de antes?, no lo dudes, solicita una cita previa ahora.