Fotorejuvenecimiento láser l2pl

Con el paso del tiempo se produce una atrofia cutánea que afecta a la epidermis, la dermis, así como al tejido graso subcutáneo, esta atrofia de la piel y estas lesiones o irregularidades se pueden tratar independientemente, cada una de ellas con un procedimiento o método terapéutico determinado, o con un sistema que engloba y aborda todas las lesiones al mismo tiempo: el fotorejuvenecimiento mediante luz pulsada.

El tratamiento de fotorejuvenecimiento de Ellipse ayuda a mantener un aspecto joven y luminoso. La luz que emite la lámpara de flashes de Ellipse proporciona una unificación de la tonalidad, gracias a la eliminación de alteraciones pigmentarias y rojeces difusas causadas por la edad. También mejora la textura de la piel aportando luminosidad y frescura.

Reduce el tamaño de los poros y la profundidad de las marcas de expresión, además de favorecer la síntesis de nuevo colágeno en la dermis,  reduce también las manchas ,tanto marrones como rojas, lo que mejora notablemente la tersura de la piel.

El tratamiento I ² PL de Ellipse dirige pulsos de luz controlados sobre la superficie de la piel. La luz es absorbida por dos sustancias químicas naturales del propio cuerpo: melanina en las zonas pigmentadas y hemoglobina en la sangre. Ambos pigmentos convierten la energía de la luz en calor, que se emplea para destruir las partes de las células donde se encuentra la melanina y para dañar las paredes de los vasos que llevan sangre a las zonas donde se observa la lesión vascular.

 

 

Esta técnica se conoce con el nombre de Fototermólisis Selectiva. Las manchas epidérmicas causadas por el sol contienen melanina y las rojeces difusas contienen hemoglobina. Cuando las células que contienen melanina y hemoglobina reciben esa luz se calientan y se eliminan en pocos milisegundos, consiguiendo que la alteración epidérmica sea menos perceptible.

Los sistemas Ellipse I ² PL producen luz visible cuidadosamente controlada asegurando que la duración del pulso y cantidad de energía es la correcta para destruir el objetivo a tratar sin dañar el tejido circuncidante.

Eliminación de varices (Láser Neodimio Yag)

El tratamiento con laser se hace principalmente en aquellas venas superficiales que por su pequeño tamaño, no pueden ser tratadas mediante escleroterapia con microespuma. El láser aplicado sobre las venas pequeñas, quemará lo glóbulos rojos del interior de la variz, a su vez estos quemarán las paredes interiores de la variz, produciéndose un colapso súbito de la pared de la variz. Al igual que con la escleroterapia con microespuma deberemos evitar que pase sangre por el interior de la variz quemada, a fin de conseguir un cierre definitivo de la variz.

El tratamiento con láser es muy eficaz, y no es necesario por tanto llevar medias ni guardar reposo.

Manchas pigmentarias

Para tratar estas manchas y atenuarlas, uno de los tratamientos más eficaces es el que proporciona Ellipse. Este tratamiento ofrece una ventaja única: elimina de forma selectiva aquellas zonas de la piel que presentan más pigmentación. Y favorece la regeneración de la epidermis de una forma sana y libre de manchas.

Resulta eficaz también para el tratamiento de las manchas de origen hormonal o melasmas, que, con frecuencia, aparecen durante el embarazo en el rostro.

El tratamiento I ² PL de Ellipse dirige pulsos de luz controlados sobre la superficie de la piel. La luz es absorbida por dos sustancias químicas naturales del propio cuerpo: melanina en las zonas pigmentadas y hemoglobina en la sangre. Ambos pigmentos convierten la energía de la luz en calor, que se emplea para destruir las partes de las células donde se encuentra la melanina y para dañar las paredes de los vasos que llevan sangre a las zonas donde se observa la lesión vascular.

 

Esta técnica se conoce con el nombre de Fototermólisis Selectiva. Las manchas epidérmicas causadas por el sol contienen melanina y las rojeces difusas contienen hemoglobina. Cuando las células que contienen melanina y hemoglobina reciben esa luz se calientan y se eliminan en pocos milisegundos, consiguiendo que la alteración epidérmica sea menos perceptible.

Los sistemas Ellipse I ² PL producen luz visible cuidadosamente controlada asegurando que la duración del pulso y cantidad de energía es la correcta para destruir el objetivo a tratar sin dañar el tejido circuncidante.