Carboxiterapia facial

La carboxiterapia facial consigue resultados rápidos y visibles. Mejora el aspecto general de la piel y ayuda a oxigenar el tejido del cutis, sin efectos secundarios. La carboxiterapia facial consiste en la aplicación de microinyecciones localizadas de CO2 mediante un equipo completamente preparado y específico. Al introducir CO2 en nuestra piel, los vasos sanguíneos se dilatan provocando la oxigenación del tejido, a la vez que se eliminan diversas toxinas mediante el sistema linfático que hacen que nuestra piel se apague y tenga un tono desigual.

Con esto conseguimos mejorar considerablemente la circulación, reafirmar y unificar el tono de tu piel. Recupera el esplendor y la luminosidad natural de tu piel, devuélvele la juventud y haz de tu rostro un ejemplo de perfección gracias a carboxiterapia facial.

Es una técnica de muy fácil ejecución que se realiza a través de microinyecciones

Acelera los resultados convencionales y no tiene efectos colaterales si se realiza por un especialista experimentado.

Es un tratamiento que puede ser realizado a cualquier edad.

Al haber sido inyectado CO2, el organismo detecta un desequilibrio en la oxigenación local.  Así, con el fin de compensar esta situación, la oxihemoglobina aumenta el suministro localizado de O2, lo cual provoca un efecto vasodilatador y un incremento de la oxigenación del tejido. A su vez, la hemoglobina va absorbiendo el CO2 que se va introduciendo en el organismo, el cual cede el oxígeno a los tejidos, mejorando aún más la oxigenación local. Todo esto repercute en un aumento de la velocidad del flujo sanguíneo y la apertura de capilares que en condiciones normales se encontrarían cerrados.

¿A partir de qué edad es aconsejable realizarlo?

Es un tratamiento que se puede aplicar a partir de los 35 años a nivel preventivo, para ralentizar el proceso de envejecimiento, y a partir de los 45 años con fines regenerativos y correctivos.

¿Requiere anestesia?

Solamente se aplica en la zona a tratar una pomada anestésica o frío local antes de iniciar la sesión para evitar las molestias de las infiltraciones.

¿Se puede ir a trabajar el día siguiente al tratamiento?

Sí se puede trabajar y realizar vida completamente normal nada más acabar la sesión.

¿Tengo que tomar alguna precaución después?

No es aconsejable masajear la zona después de las infiltraciones. Se recomienda utilizar protección solar en caso de tomar el sol.

¿Con qué otros tratamientos se pueden combinar?

La combinación de diferentes técnicas produce resultados mejores y más duraderos porque cada tratamiento actúa de manera diferente y a distinto nivel y se produce una sinergia entre ellos.

1ª Consulta GRATUITA

Valoración sin compromiso

91 485 35 87