Código de barras

El contorno de los labios, especialmente el superior, sufre mucho con la edad. Esos terribles pliegues verticales que comienzan a marcarse a partir de los 40 años, son algo que afea la boca y envejece el aspecto general del rostro.

Resulta inevitable que aparezcan. Al hablar y gesticular, los músculos de los labios someten a la piel a un importante desgaste, la deshidratación, el sol y el hábito de fumar, se encargan de pronunciar, día a día, esas arrugas que llamamos código de barras.

Reducir su presencia es posible con cosmética específica, pero la solución más rápida y segura es realizar en la zona un tratamiento de infiltración. Y no sólo eso, estos tratamientos además de eliminar las arrugas, también permiten aumentar el volumen o el grosor de los labios y corregir su contorno.

Mediante pequeñas infiltraciones de sustancias biocompatibles se consigue fácilmente modificar contornos y reafirmar zonas. El tratamiento consiste en una intervención muy simple, muy segura y con muy buenos resultados, mediante la inoculación de compuestos que están presentes en nuestro organismo de manera natural en la juventud, pero que el paso del tiempo consigue hacer que su presencia disminuya.

Existen una cantidad de sustancias biocompatibles, similares al tejido conectivo del organismo, en cuanto a textura y elasticidad. Son productos probados cuya eficacia se ha demostrado ya en miles de pacientes. Determinar tipo de componente más adecuado para cada caso es la labor de nuestro experimentado equipo médico que evalúa y designa un tratamiento concreto según las necesidades y el historial clínico del paciente. Así se aseguran unos resultados excelentes.

En esta consulta preliminar el médico determinará el tipo de relleno a infiltrar, su cantidad y los puntos donde se practicará. En función del tipo de piel del paciente, su morfología y la profundidad de la zona a tratar.

¿Tiene algún riesgo?

Los tratamientos de infiltración son extremadamente seguros y con un altísimo porcentaje de satisfacción entre los pacientes que los han seguido. En algunos casos, simplemente tienen como consecuencia la aparición de pequeños hematomas e inflamaciones unos días después de la sesión de infiltración que desaparecen muy pronto.

¿En qué casos está contraindicado?

Solo se desaconsejan los tratamientos con relleno si el paciente padece algún tipo de enfermedad del sistema inmune, como el lupus o la artritis reumatoide, pero en cualquier caso será el médico quien decida la conveniencia de aplicar el tratamiento.

¿De qué depende la elección de un producto de relleno u otro?

Según el tipo de piel del paciente, la de la zona concreta a tratar y del problema que presente, el equipo médico diagnosticará el tratamiento más adecuado para conseguir los mejores y más duraderos resultados.

1ª Consulta GRATUITA

Valoración sin compromiso

91 485 35 87